Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

miércoles, 25 de abril de 2018

Anuncios Pesadillescos CCXLV: Conmigo no existiría historia que contar


Hoy le toca el turno a una cadena de supermercados. Creo que es la primera vez que traigo un spot de un supermercado pero oye, en la variedad está el gusto y si algo tienen de bueno los anuncios pesadillescos es que no son nada clasistas. Se pueden encontrar cosas raras en todos los rubros. Me va a quedar más largo de lo habitual pero no soy capaz de resumir esto menos palabras. De todas formas, como el lunes Forlán escribió menos y os pensamos dejar abandonados hasta el 14 de mayo aproximadamente, compensamos una cosa con otra.

La gracia del anuncio consiste en que, en un principio, vemos a un hombre oliendo con deleite una bandeja de horno que contiene una musaka. El plano se abre y vemos una cocina hecha un auténtico desastre (se podría conocer con la del detergente de la semana pasada) y, entonces, las imágenes comienzan a ir hacia atrás, para mostrarnos cómo hemos llegado a ese resultado. Yo lo contaré al derecho porque contarlo al revés va a ser un lío absoluto.

El protagonista va al supermercado en cuestión y ve unas berenjenas. Las berenjenas le dan la idea de cocinar por lo que, ya en su casa, sube al desván y , encaramado a una escalera, alcanza un libro, cayéndose posteriormente con escalera y todo porque si los protagonistas de los anuncios no son algo torpes parece que no tienen gracia.

Vemos que el libro que ha cogido de la estantería es el libro de recetas de su madre pero, como se ve que hay algo de la receta que no entiende, opta por llamarla. La madre no atiende el teléfono porque en ese momento está muy ocupada partiendo tablas a patadas en su clase de artes marciales.

Eso no va a ser impedimento para que nuestro héroe termine cocinando su musaka. Se dirige a un restaurante griego donde un hombre que tiene de griego lo mismo que yo de bielorrusa le explica cómo debe prepararla. Él apunta la receta con un boli de estos de cuatro colores que pensé que habían quedado relegados a los años ochenta pero, al parecer, continúan vivos. Al irse, tropieza y rompe una estatua en su caída (¿ya he dicho que si la gente no es torpe en los anuncios no tiene gracia?).

Luego (o antes, ya me pierdo) vemos la bolsa del súper sobre la encimera y cómo de ella salen todos los ingredientes. Desconozco si es que no ha ido a comprarlos hasta asegurarse de tener la receta o si los propios publicistas se han liado con el orden de los acontecimientos porque si primero estaba en el súper, lo segundo debería ser la bolsa y después el desván, así que para verlo el orden debería ser: Desván – bolsa – berenjenas en el súper.

Lo siguiente en la reconstrucción de los hechos sería cuando ralla las cebollas llorando a moco tendido y cómo pone unos tomates en la batidora, olvidando colocar la tapa y salpicando todo de salsa de tomate que, se ve que de tan densa que es, tira en su salpicadura el reloj de gato Félix de la pared (en serio, quiero un reloj de esos desde que tengo memoria).

Y, por último (o al principio del todo del anuncio porque este bucle temporal me está matando), ya veríamos cómo pone una berenjena entera en la sartén (con su rabito y todo), la sartén se prende fuego, él grita desesperado pero, finalmente, consigue montar su musaka y cocinarla en el horno con el resultado final (o inicial) que ya hemos visto.

 Mucho “Regreso al Futuro” han visto estos…  En fin, el caso es que yo, siendo como soy, seguro que vería las berenjenas y diría “Me apetece musaka” y lo siguiente sería pillar una de la sección de congelados o llamar a un restaurante griego para que me la traigan.

No habría mucho que relatar pero no veáis lo que simplifica la vida.

P.S. Forlán ya se despidió de vosotros el lunes pero ahora me toca a mí. Sed felices y nos leemos a la vuelta de nuestro/vuestro reposo.

26 comentarios:

  1. Madre mía al final no recordaba de qué era el anuncio, y me he preguntado y todo, y me respondí, claro, así que sé que era de un supermercado.

    Besos y aquí estaremos esperando por vosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una cosa extrañísima. A veces se pasan de creativos. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. De verdad que no se que se fuman los de los anuncios!! Como se nota que no veo tv, porque cada vez que relatas un anuncio me quedo ojiplática jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me quedo igual de ojiplática y mira que yo sí que les presto atención (será por eso). Besotes!!!

      Eliminar
  3. Yo también la compraría. Felices vacaciones. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponerse a hacer musaka da mucha pereza. Y más con todas esas peripecias. Jajajaja. Besos y gracias!!

      Eliminar
  4. oye, yo uso un boli de 4 colores! además es muy chulo: morado, rosa, turquesa y verde lima! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pero el tuyo no es el clásico azul/negro/rojo/verde. Lo tuyo es una modernez. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  5. Y el anuncio iba de un supermercado... En fin... Descansa y disfruta de estos días!!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, qué sé yo... Ya no saben qué inventar. Jajaja. Besotes y gracias!!!

      Eliminar
  6. No sé qué anuncio es, ¡¡¡¡no lo he visto!!!!!
    Horror.
    Ya me puedes decir cuál, te juro que no le pongo cara.
    BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de un supermercado que no es un año ni un mes... es algo más pequeño. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  7. Creo que nuestro héroe se esforzó tanto por ser torpe (casi inútil) que no me daría confianza comprar en ese supermercado porque supongo que llegan hasta ahí la creme de la creme, los más tontos.
    Te dejo un abrazo, Álter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Yo nunca voy, aunque no soy tan lista... Besotes!!!

      Eliminar
  8. Felices días. Hasta le vuelta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estamos por aquí, intentando retomar el ritmo. Besotes!!!

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. No veas lo que me costó escribir esto. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. No recuerdo que hayas reseñado una publicidad de supermercados, pero es común lo de los personajes torpes.
    Y esa pretensión de recursos temporales puede ser una pesadilla.
    Disfrutá del descanso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que se las quisieron dar de demasiado cinematográficos y no sé ni qué salió de ahí. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  11. Si lo de Just eat es un invento, sí. Vas a inspirarte y llamas y lo pides y no te queda la cocina hecha una guarrería, porque no veo yo al tipo fregando, eh?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si fregará. Esa parte se la han saltado en la historia. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  12. jajajaja a mi no me apetecería musaka jajaja yo vería berenjenas y me iría a por una pizza ajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí sí me gusta pero jamás me verán en la cocina. Besotes!!

      Eliminar
  13. con solo decir "bucle temporal" tu entrada pasar un historia de Sci-Fi; con viajes del tiempo y todos con lo referente a la teoría de las cuerdas, pero no nos enredemos más, que a fin de cuenta el comercial es una soberana #%$&&"!!!
    jejeje, en presupuesto no hay limites, ni menos en falto de enfoque

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, ya enlazar un anuncio con la teoría de cuerdas me parece un poco demasiado. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar